“Bastó una letra para cambiar el significado de un copy” Marco González, Director Creativo de Curacao Retail Store

Puesto profesional actual y empresa…

Director Creativo de Curacao Retail Store.

¿A quién admiras?

A Bill Gates.

¿Cuál es el mejor consejo que alguien te ha dado?

El trabajo es sólo trabajo, lo más importante es la familia.

¿Qué consejo nos darías tú?

Evita la rutina.

¿Cuál es la decisión más valiente que has tomado en tu vida?

Dejar por un tiempo a mi esposa e hijos para poder conseguir un futuro mejor.

¿Qué webs, magazines y redes sociales usas o sigues habitualmente?

Google+.

Un libro clave:

El Alquimista de Paulo Coelho.

¿Qué es lo que más valoras en una empresa?

Los compañeros de trabajo.

Una cualidad indispensable para ser un/a líder…

Tratar de no ser un jefe.

Si estuvieras en una isla desierta y sólo pudieras tener 3 cosas, ¿qué elegirías y por qué?

Un machete, un chispero y bloqueador Solar.

¿Qué tienes tú diferente a los demás?

A mí mismo.

En tu opinión, ¿cuál es el invento más significativo de la historia?

El Ordenador, hasta la fecha.

¿Cuál es la última canción que has escuchado o recuerdas?

Dr. Satánico de Los Fabulosos Cadillacs (cover de Los Pericos).

¿Qué prefieres olvidarte en casa: tu teléfono móvil o tu cartera? Por qué?

El teléfono. En estos tiempos vivimos en una sociedad que en donde quiera que uno vaya, siempre habrá alguien dispuesto a ayudarte con una llamada o un mensaje.

¿Con quiénes 3 te irías a tomar algo?

Con mis tres hijos y mi esposa.

Cuéntanos alguna vez que hayas metido la pata en el trabajo… Explica lo que puedas…

Muchísimas veces. Lo importante de esto es no olvidar cuáles fueron las condiciones y el factor tiempo que llevo a cometer ese error, para así no volverlo a cometer. Cuando se trabaja en equipo los errores se minimizan y si suceden, se crea una conciencia colectiva de ello. Por ejemplo, recuerdo una vez que sólo bastó una letra para cambiar el significado de un copy; en lugar de decir: “Cárguelo a su cuenta”, se imprimió lo siguiente: “Cáguelo a su cuenta”. Se podrán imaginar el revuelo que esto causó y las risas de todos. Esto hizo que más gente se involucrase y, por ende, ahora tenemos un filtro y un control de calidad al detalle. Pero esto no creo que acabe con los errores, que se pueden cometer siempre, pues como humanos aprendemos de forma repetitiva y de los mismos.